Energía y Actividad Física

Cuando practica ejercicio, el cuerpo necesita más energía. Los músculos comienzan a contraerse, el corazón bombea más sangre a todo el cuerpo con mayor rapidez y hay mayor trabajo pulmonar.

¿De dónde proviene la energía?

El ser humano no produce la energía como lo hacen los vegetales, sino que la obtiene de los alimentos.
La energía proveniente de los alimentos se mide en calorías. El organismo descompone a los alimentos
para liberar esa energía almacenada.
Hay 4 elementos nutricionales con capacidad de producir energía:
Hidratos de carbono: 1 g proporciona 4 kcal
Proteínas: 1 g proporciona 4 kcal
Grasas: 1 g proporciona 9 kcal
Alcohol: 1 g proporciona 7 kcal
La grasa y el alcohol son las formas más concentradas de energía. Sin embargo, esto no implica que sea la mejor forma de energía utilizable para el ejercicio.


Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono, también denominados carbohidratos, glúcidos o azúcares, son el macronutriente fuente principal de energía  más abundante y accesible para el ser humano. Con este nutriente se debe cubrir del 50 al 60% de la alimentación diaria.
Los alimentos que se destacan  por su alto contenido en hidratos de carbono son los cereales y los derivados (pan, arroz, pasta, cereales de desayuno o maíz, entre otros) las legumbres, las papas y las frutas. Las hortalizas de raíz, como la zanahoria y la remolacha, y la leche también contienen azúcar de forma natural.

¿Cómo almacena los hidratos de carbono el organismo?

Son almacenados como glucógeno dentro de los músculos y en el hígado. En total los músculos almacenan el triple de glucógeno que el hígado. Es  una fuente inmediata de energía, particularmente interesante en ejercicios de alta intensidad. Los hidratos de carbono regulan el metabolismo de las grasas y de las proteínas, ya que el organismo los emplea como primer combustible energético. También son la principal fuente de energía del sistema nervioso.

Proteínas

Son aquellas sustancias orgánicas compuestas de aminoácidos, cuya función principal es formar tejidos, hormonas, y otras sustancias indispensables para el crecimiento.

¿Cómo almacena las proteínas el organismo?

Se almacenan en los músculos y tejidos de los órganos. Son el material principal de construcción y reparación de los mismos. Si es necesario, debido a la falta de energía proveniente de hidratos de carbono y grasas, las proteínas pueden llegar a descomponerse y brindar una energía potencial al organismo.


Actividad física y alimentación

Practicando cualquier actividad física se gastan calorías que es necesario reponer a través de una alimentación equilibrada, en la que deben figurar los hidratos de carbono, ya que los mismos  reducen la fatiga de los músculos y aumentan el rendimiento y la capacidad de recuperación.
Las pastas secas Tibaldi son de elección para las personas que realizan deporte debido a que éstas por su composición nutricional permiten liberar los hidratos de carbono contenidos en la pasta a la sangre en forma paulatina. Esto posibilita tener durante mayor cantidad de tiempo más energía disponible a nivel muscular, retrasando la fatiga.
Cuanto más lenta es la liberación de glucosa (hidrato de carbono), mayor es la posibilidad de que se use como energía y no se transforme en tejido graso. Esta característica de lenta liberación se debe a la presencia de gluten (proteína), fibra y a la consistencia de las pastas.
Actualmente se clasifican a  los alimentos con un indicador numérico que describe la velocidad en que los hidratos de carbono contenidos en los mismos son  liberados a la sangre. Este indicador se denomina índice glucémico(IG). Se mide en función del tiempo y se compara con un alimento de referencia (glucosa o pan blanco).
Un alimento con IG alto será aquel que en corto tiempo libere rápidamente gran cantidad de azúcar a la sangre una vez que el alimento llega a intestino. Por el contrario, un alimento con IG bajo es aquel que libere glucosa a la sangre muy lentamente y en un período de larga duración.

La pastas Tibaldi presentan la característica de tener un IG bajo.
  
Por lo anteriormente explicado, es aconsejable el consumo de hidratos de carbono de liberación lenta o de IG bajo, mediante alimentos como la pasta, previo a la realización de actividad física o un deporte. Es recomendable que la ingesta se realice una hora y media antes de la misma para garantizar que las reservas de glucógeno se encuentran en un estado óptimo.
La misma recomendación es adecuada para las personas que luego de realizar una actividad física intensa, necesiten recuperar las reservas de glucógeno.