Beneficio del consumo de salvado de avena en mujeres adultas

 

Es cada vez más frecuente observar en mujeres mayores de 30 años la prevalencia de valores de triglicéridos aumentados así como también sobrepeso, obesidad y resistencia a la insulina. 

La Resistencia a la Insulina (RI) ocurre cuando los tejidos -músculos, hígado y tejido adiposo- no son lo suficientemente eficaces como para que la insulina ingrese, por lo que la glucosa circulante queda aumentada y los órganos no pueden utilizarla correctamente. Con el tiempo, como resultado de esta alteración, los niveles de glucosa en sangre aumentados (hiperglucemia) se acompañan de hiperinsulinemia por la sobreproducción pancreática de insulina, lo que lleva al organismo al desarrollo de diabetes mellitus tipo 2.

Los beneficios del consumo del salvado de avena han sido ampliamente demostrados a lo largo de los años con bases científicas: existe una relación beneficiosa entre el consumo de salvado de avena y la respuesta glucémica por reducir la velocidad de absorción de los nutrientes a nivel sanguíneo. Con esto se disminuye, también, la liberación de insulina a la sangre.

Los Triglicéridos (TG) son grasas que ingresan exclusivamente al organismo a través de la alimentación y tienen, al igual que el colesterol, la capacidad de formar placas ateromatosas. Podemos afirmar que al comer betaglucanos presentes en el salvado de avena, el colesterol LDL (malo) disminuye significativamente al igual que los triglicéridos.

Un trabajo presentado en el Congreso de Nutrición en la Ciudad de Rosario en mayo de 2012 concluye que el peso corporal elevado en mujeres mayores de 30 años  estudiadas en CABA se asoció significativamente con la Resistencia a la Insulina y la relación aumentada TG/HDL (o sea triglicéridos sobre el colesterol bueno) también favorece a desarrollar RI. La relación TG/HDL que se considera elevada es la que resulta mayor a 3.

Por lo tanto, podemos afirmar que una alimentación que ayude a mantener el peso saludable, que contenga fibras (frutas, vegetales, alimentos integrales, alimentos enriquecidos con salvado de avena) y la actividad física regular para evitar el sedentarismo contribuyen a mantener una buena relación TG/HDL al igual que una insulina en valores adecuados.

 

Bibliografía :

Torresani ME, Alorda B, Maffei L, Squillace MC, Belén L. “ Relación TG/HDL y Resistencia a la Insulina en mujeres adultas argentinas según su valoración nutricional.” XV Congreso Laitnoamericano y del Caribe de Nutricionistas y Dietistas. XI Congreso Argentino de Graduados en Nutrición. Rosario . Mayo 2012.

Milmaniene M, Montero JC “Restricción de Grasas en el tratamiento de Diabetes mellitas tipo 2” SAN vol 13 no. 1 Marzo 2012. 

Bourges, H; Casanueva E; Rosado JL. Recomendaciones de ingestión de nutrimentos para la población mexicana, bases fisiológicas tomo 2 Editorial Medica Panamericana. 164-167 Mexico 2009