Consumo excesivo de azúcares en las bebidas: ¿un problema mundial?

 

El 54% de los argentinos padece de  sobrepeso/obesidad. 

Según el Estudio Hidratar (CESNI), en nuestro país el consumo de bebidas con sabor e infusiones azucaradas, asciende al 50% de la ingesta diaria de líquidos. Teniendo en cuenta, además, que el 54% de los argentinos padece de sobrepeso u obesidad, este aporte calórico es considerado prescindible. 

En Argentina, la cantidad de calorías proveniente de las bebidas azucaradas supera a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. 

En la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNYS 2006 Argentina) las gaseosas están dentro del ranking de los 20 alimentos más consumidos por la población adulta, sin que figuren el consumo de frutas, legumbres o vegetales. Esto da cuenta de que los argentinos comemos y bebemos más calorías de las que necesitamos y menos nutrientes de los aconsejados.

En USA, donde la epidemia de sobrepeso y obesidad es similar a la de nuestro país, la American Beverage Association implementó en los últimos años una campaña en establecimientos escolares. Se quitaron de  la venta de bebidas azucaradas (gaseosas, jugos y tés azucarados) y se estimuló el consumo de bebidas bajas en calorías y agua. Apoyaron esta acción con una guía de bebidas para escolares. 

Sin embargo, esta misma asociación ganó, el 11 de marzo de 2013, una demanda realizada a la Ciudad de New York por querer prohibir la venta de gaseosas en vasos de gran tamaño en restaurantes y lugares de comidas. Consideraron la medida como arbitraria y caprichosa por violar la libertad personal de los consumidores. La conclusión es que este país apuesta a la educación y luego a la libre elección de las personas.

En Holanda se realizó un estudio sobre 641 niños durante 18 meses para ver si el consumo de bebidas azucaradas está relacionado con el peso corporal. Debido a que estas bebidas no producen sensación de saciedad, el consumo de otros alimentos no se ve limitado. Luego de realizada la investigación se concluyó que la sustitución de las bebidas azucaradas por bebidas no calóricas disminuyó las posibilidades de aumentar de peso y acumular grasa en los niños con un peso normal.

Conclusión:

Es importante prestar atención a los líquidos ingeridos durante el día, ya que pueden ser vehículo de calorías ocultas que contribuyen al aumento de peso. No obstante, es necesario estar adecuadamente hidratados por lo que se propone incrementar el consumo de agua, caldos  y preferir el consumo de bebidas sin azúcar.


Bibliografía consultada

www.enys.org.ar
www.cesni.org.ar
www.americabev.org

De Ruyter JC y col.  N Engl J Med. 2012 Oct 11;367(15):1397-406.doi:10.1056/NEJMoa1203034. Epub 2012 Sep 21.

Food and Nutrition Comunication Nestlé. Julio 2008.  Azúcar. Nutrición, Salud y Bienestar. Revista para profesionales de la salud. No.: 15/2009.  Chile.