La heladera y el freezer .Cómo obtener mayores beneficios al utilizarlos.

Desde la prehistoria el hombre necesitó  conservar sus alimentos por más tiempo. Así surgieron el secado al sol, ahumado, salado, la cocción  y  la conservación  partir del  frio  en zonas cercanas a las montañas dónde extraían el hielo e intentaban preservarlo en agujeros recubiertos con paja. Recién  a mediados del siglo XIX se creó la primera máquina para fabricar hielo. A partir de 1931 en Europa y Estados Unidos se comenzaron a comercializar masivamente las heladeras, pues el frío inhibe la acción de las enzimas que generan los microorganismos y retrasan la degradación de los alimentos. Fue recién en la década del 40 y 50 que en Argentina a través de la fábrica SIAM, llegaron a los hogares estos “nuevos electrodomésticos”. Con el tiempo apareció la heladera compartimentada  con  el congelador, que sólo se usaba para hacer hielo en cubetera y a veces guardar por unos días carnes. En los últimos 20 años se masificó el uso del Freezer, el cual por sus bajas temperaturas -18°C  permiten mayor tiempo de conservación.

¿Cuál es la mejor forma de guardar los alimentos en la heladera?

La heladera tiene una temperatura interior de 4° C, en promedio, aunque no es la misma en todo el interior.

¡Cada alimento tiene su lugar en la heladera!

Es necesario controlar la temperatura de la heladera que no debe ser muy baja como para congelar los productos que en ella se encuentren ni más elevada de los  5°C.

No la sobrecargue para que el aire circule entre los alimentos y que de esta forma se enfríen correctamente en tiempo y forma.

Cuando prepare comida, y necesite guardarla,  hágalo lo más rápidamente posible ya que los alimentos cocidos no pueden estar a una temperatura menor a 60°C ni mayor a 5°C para evitar la proliferación de microorganismos.

Tratar de abrir la heladera lo menos posible para evitar la pérdida de frío. También controlar el estado de los burletes de las puertas para evitar que el electrodoméstico trabaje mal.

Zona baja de la heladera (generalmente hay cajones).Es el lugar para guardar frutas y verduras.  Sacarlas de las bolsas de compra para que no se humedezcan y se deterioren más rápido.

Un piso más arriba: fuera de los cajones en el estante sobre los mismos, irán las carnes y pescados  guardados en envases cerrados que no goteen para evitar que se derrame el líquido ya que es la parte más fría de la heladera. Salvo que la heladera tenga un lugar (gaveta) especial para carnes.

Zona media de la heladera. La temperatura aquí oscila entre 4 a 5 grados centígrados. Suelen ir lácteos, embutidos (salchichas) y los alimentos que tengan la leyenda “una vez abierto, consérvese en frío”. Se colocarán detrás los alimentos adquiridos recientemente, para consumir  más tarde, mientras que los más antiguos se usan  primero.

Zona alta (o baja….depende de su heladera) la menos fría. Se almacena: todo lo demás.  Bebidas, mermeladas, alimentos envasados, manteca, pastas frescas (en su envase ya sea al vacío o en bolsa), tapas de empanadas (en forma estirada para que no se quiebren), panes (en su envase siempre cerrado)

En la puerta de la heladera….Como es la parte menos fría  se podrá guardar: huevos, bebidas, alimentos envasados, aderezos.

El freezer

Si compra  los alimentos ya freezados es muy importante que lo haga a último momento para que estén el menor tiempo posible fuera del freezer. Apenas llegue a casa, debe guardarlos inmediatamente. Todo lo congelado guardarlo en su envase original. Una vez descongelados no volver a congelar.

Cuando congele  los alimentos antes de su fecha de vencimiento, mientras respete el tiempo de duración de freezer, es posible consumirlo sin inconveniente a pesar de que la fecha de vencimiento del envase esté caduca.

 

Para congelar carnes y pescados es muy importante antes quitar la grasa a las carnes, la piel al pollo y las escamas y vísceras a los pescados. Siempre lave y seque bien las carnes de pollo y pescado. Y no congelar huevos frescos con la cáscara.

 

 

 Tiempo de conservación de los alimentos en la heladera, congelador  y  freezer